Una postboda genuina

Nos prometió la luna una tarde de otoño sin otoño, aderezada con virutas de hojarasca, aromas con sabor a primavera y regada por un delicioso ambiente cosecha de la tierra. El reto llegó contra el reloj de un día de noviembre, con el Astro apurado por llegar a otra cita en las antípodas. Sus destellos poco a poco fueron tomando posiciones, perfilando los contornos de caprichosas siluetas y caminando apresuradamente de puntillas por su estrecho recorrido estacional. Comenzamos a disfrutar del espectro, de los esenciales y distintos elementos que componen una fotografía; las formas, los fulgores, las sombras, los detalles que realzan este método de expresión. Ellos, Sendoa y Elena, esforzados e imprescindibles colaboradores para la culminación del resultado, se contagiaron del lugar dejándose hacer, disfrutando y brincando de peña en peña cuan adolescentes locos por el parkour, Creo que cada uno de nosotros encontramos nuestro espacio dejándolo ocupar por otras espontáneas propuestas e inusitadas sensaciones.

Con entornos autóctonos de esta nuestra geografía Salmantina, intentamos aportar espacios genuinos, y demostrar que no se necesitan lugares idealizados que nos puedan resultar ajenos a nuestra singular naturaleza territorial, mostrando además que el espíritu de una Post Boda puede pasar por intentar hacer algo peculiar, distinto al día de autos, y en el que el secreto sea deleitarse haciendo fotografía.

Nada nos gusta más que convertirnos en agitadores creativos, en activistas de la imaginación si conseguimos vuestra confianza, pues al fin y al cabo todos ganamos en autoestima.

Fotoarte

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Estás pensando en tu nuevo reportaje fotográfico?

Pídenos Presupuesto sin compromiso

Deja un comentario