Post boda en Salamanca

Antaño la Alborá, la Boda y la Tornaboda marcaban los tiempos para todos los convocados, faltos de pan y sobraos de ganas por y para celebrar. Hogaño lo traducimos a Preboda, Boda y Postboda, fotográficamente todas tienen sus connotaciones, pero la última no significa un día para hacerse fotos sin más, puede que sea un momento con consciencia para disfrutar otra vez dentro del papel y hacer todo aquello que por exigencias del guión, falta de tiempo o riguroso protocolo no pudieron hacerse. Al menos esto lo tuvieron claro nuestros Protagonistas, dejándose al abrigo de los vientos conducir hasta parajes atípicos e inhóspitos, con el fin de prolongar la diversión, sacar provecho del festejo y del rendimiento apropiado de los atuendos, todo ello sin rubores o reservas,

Alberto y Fátima, Cery y Fati, entendieron que la ilusión, la pasión y la colaboración son los instrumentos necesarios para nuestro trabajo, y así lo pretendieron antes de atesorar sus trajes en el olvido del tiempo. Ya de regreso desde la luna de miel, los recuerdos traducidos a imágenes tomarán toda su importancia e inundarán de significados y nostalgias sus corazones. Tuvieron claro que nos querían, pero nosotros aún más que les necesitamos; a ellos y a todos los que valoran y confían en nosotros.

No hay nada tan gratificante para un Profesional como el sentido que toma el reconocimiento, la sensación que genera la libertad creativa y el sentimiento de un trabajo que sabemos, agradecido.

Bienvenidos y muchísimas gracias de nuevo.

Comparte este artículo...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Estás pensando en tu nuevo reportaje fotográfico?

Pídenos Presupuesto sin compromiso

Deja un comentario