moda

Hoy todos podemos convertirnos en modelos

La singularidad del modelo toma la ventaja sobre los estándares de belleza, los ojeadores de las grandes marcas buscan atractivos más exóticos y particulares.

Mujeres, hombres, jóvenes o menores, hoy todos podemos convertirnos modelos.

Los complejos se han enterrado, los cánones van cambiando y toman ventaja los rostros peculiares, las perchas que sostienen la moda requieren de muchas imágenes, de fotografías expresivas para fortalecerse.

El tándem modelo-fotógrafo funciona cuando la complicidad y la colaboración se encuentran en el momento del disparo. Hay muchas personas que contribuyen a que un buen resultando sea una Obra, que sin ser de Arte sea de Oficio.

Tus books para siempre

Para que tu book sea moderno y lo puedas ver siempre fresco, puede que el secreto para un fotógrafo se encuentre en no envejecer con su estilo, sino tonificar su personalidad a diario con afán, con ganas … no perder nunca la ilusión por mirar, de ver el mundo también por los ojos de los otros, sin desdeñar novedades, y por supuesto estar al servicio de la actualidad.
Recordar siempre es necesario, evocar nuestras imágenes es vital pero reconocernos en las fotografías es fundamental.

Fotografía hecha arte

El Arte tiene mucho que ver con la impresión que produce en tu cerebro; la buena música, un exótico perfume, una deliciosa comida… ¿Imaginas que una fotografía pueda provocarte alguna de estas emociones solamente con el sentido de la vista?
El fotógrafo propone sensaciones; alegrías, tristezas, humor. Su mayor reto pasa por dar voz a sus imágenes, que hablen por sí solas.
Todo cabe si la intención es que sobren las palabras.

 
 

¿Es necesario ser modelo?

No necesitas ser modelo para tener un book fotográfico aunque no tengas aspiraciones en el mundo de la moda, si tu consideras que tu momento físico es el ideal. Puede ser un gran regalo (en el que quizás no habías pensado), tanto para tus compromisos, para tu pareja o sencillamente para ti, si te apetece mostrarte de una manera esplendorosa.
No existe una edad idónea para hacerse un reportaje de fotos, se requiere intención, ganas de posar y dispondrás de un valioso recuerdo que podrás enseñar con todo el orgullo.